F O T O G R A F Í A S



A COSTA DA MORTE
GALICIA
1

Pequeño recorrido por “A Costa da Morte”, situada en la provincia de “A Coruña” (Galicia), tratando de captar en imágenes la belleza y agresividad que encierra. Hay rincones únicos en el mundo, que se encuentran en estado semisalvaje por el difícil acceso a ellos.

Espero que a través de todas estas imágenes, llegue a crear esa necesidad de conocerla en vivo. Hay lugares en el mundo donde la mano del hombre ha creado belleza y majestuosidad desde hace innumerables años. La belleza que aquí se contempla, la ha creado la naturaleza durante millones de años, esculpiendo las rocas a su imagen y semejanza, donde el espectador puede comprobar la inigualable y agresiva obra de arte fuera del alcance de la mano del hombre, y sobrecogerse con ella. Sentiréis múltiples y variadas sensaciones, todas ellas irrepetibles.

¡Deseo que vuestras miradas se hipnoticen por su contemplación!

En Finisterre confluyen, desde tiempos inmemoriales, la realidad de una naturaleza sorprendente, con los valores culturales y etnológicos en la tierra del fin del mundo. Nada se sabe de sus orígenes, que se pierden en la maraña del tiempo, aunque si está documentada por historiadores grecorromanos, como Lucio Anneo Floro, que describe en sus escritos de la presencia de Décimo Junio Bruto (conocido como el Galáico por su masacre en el río Duero de gallegos y lusitanos), que después de recorrer victorioso las costas gallegas, contempló como el sol se precipitaba sobre el mar mientras que una llamarada emergía de las aguas. ¡Magnifica puesta de sol, que le suscitó la idea de estar cometiendo un sacrilegio!

Fisterra presenta una orografía muy accidentada, como se observa en los montes de El Faro y Facho, que descienden hacia el mar casi en vertical.

  

En el interior de la bellísima ría, la isla de la Lobeira y el impresionante Monte Pindo, que sobrecogen e impresionan y dan una idea de la pequeñez y vulnerabilidad del ser humano, ligero soplo en el devenir de sus tiempos.

  

Mar adentro y siempre agresivo y desafiante, se puede contemplar la restinga de O Centolo, una roca de 25 m de altura, con forma de centollo, que es golpeada una y otra vez por el fuerte mar formando hábitat ideal para los sabrosísimos percebes que allí se crían, y que tan caro hacen pagar a los “percebeiros”, que en ocasiones tienen que entregar su propia vida.

  

Los peregrinos, tras alcanzar la deseada meta; la plaza del Obradoiro, tan sólo les resta llegar al fin del mundo, y continúan la peregrinación por esta tierra hermosa hasta alcanzar el cabo Finisterre, que se sitúa en la ladera del Monte Facho, en una agreste pero hermosísima zona costera bañada por las turbulentas aguas del Océano Atlántico. La vista es impresionante y es indudable que aquí, alcanzan la plenitud de su lento peregrinar durante kilómetros y kilómetros a lo largo de los diversos “caminos” que se inician en múltiples lugares de España, Francia y Portugal y convergen al pie del Apóstol, al cual se presentan descargados de los empecinamientos espirituales y con una generosidad fuera de lo común.

  

Panorámica mostrando la maravillosa playa Langosteira, el pueblo de Fisterra, el Monte Facho y el cabo “Finis Terrea”. Realmente, no es la porción más occidental de España a pesar del nombre que recibió de los romanos, pero sí es casi única, su inigualable belleza lo corrobora.

Su flota pesquera descansa amarrada ahora en las tranquilas aguas esperando la hora para salir a faenar, sabiendo que el mar les será favorable por ser apacible en esta época del año, aunque saben bien que nunca deben ser confiados. Su bravura despierta en cualquier instante de forma impredecible.

  

Las playas son preciosas, y cuando sus aguas están tranquilas, son un verdadero remanso de paz, recomendable para eliminar tensiones y recargar las energías positivas necesarias para afrontar la vuelta al trabajo, además de conseguir un estado de ánimo más generoso.  Desde lo alto del faro podemos contemplarlas circundando toda la ría. Al frente, el Océnao Atlantico, que a lo largo del año, bate con dureza  esta preciosa costa.

Desde este lugar, y en los atardeceres de atmósfera limpia, se contemplan unas puestas de sol inigualables en el mundo entero.  Este acontecimiento, es suficientemente importante como para que el viaje valga la pena.

     ¡Recomienda esta página a tus amigos!
miarroba.es
      
ÍNDICE
 
P. PRINCIPAL