F O T O G R A F Í A S



A  COSTA  DA  MORTE - 7

La PLAYA DEL TRECE, en Camariñas (A Coruña), es una extensa playa en un entorno virgen de gran belleza pero escasos servicios, azotada continuamente por el Atlántico y una de las playas más solitarias de Galicia.

Cuenta con más de un kilómetro de arena donde se intercalan rocas, caracterizada por el viento reinante de la zona y un fuerte oleaje.

Formada por trece pequeñas calas que se funden con el monte, la playa virgen de Trece es uno de los arenales más solitarios que podemos disfrutar en Galicia. De gran belleza, el azote contínuo del Atlántico le da un aspecto desértico, con especies de flora protegida como la camariña, en la antigüedad presente en toda la costa gallega y hoy prácticamente desaparecida, que se adapta perfectamente a estas condiciones extremas. En los acantilados tambien podemos ver aves como el arao común y la gaviota tridáctila.

Con forma de ensenada y base de arena de color blanco. Se trata de una playa de fuerte oleaje y muy ventosa en la que el baño se puede hacer muy peligroso. Tan sólo las gaviotas son capaces de permanecer impertérritas ante el azote del aire y el fragor de las olas rompiendo contra las rocas en las que se asientan. 

Está aislada y su acceso es difícil pudiendo hacerse tan sólo a pie y con mucha precaución. El puerto deportivo más próximo es el de Camariñas. En una de sus calas se encuentra el tristemente famoso “Cementerio de los ingleses”.


Las siguientes fotografías dan idea de la bravura del mar en pleno mes de agosto. Es practicamente imposible que el agua del mar se mueva apaciblemente sobre las blancas arenas, aun en los momentos de mayor bonanza. Produce la sensación de una guerra eterna entre mar y tierra. Las enormes rocas soportan sus envites, pero a lo largo de los siglos han ido sufriendo el desvaste que hoy podemos apreciar, y sin duda algua, seguirá durante milenios y milenios. 

 
ÍNDICE
 
P. PRINCIPAL